Tommy Mercer

Tommy Mercer

Cuando era pequeño, Tommy, sacó una nota anormalmente alta en los Test de Inteligencia que se distribuyeron en su colegio. Como consecuencia sus padres comenzaron a llenar su tiempo libre de actividades extraescolares que hicieran que el niño se desarrollara intelectualmente de forma plena. De especial mención, son los veranos que pasaba en un campamento para genios que se realizaba en Canadá (???). Cuando volvía a casa y se juntaba con sus amigos inventaba historias sobre haber pasado el verano en casa de su tía, haciendo rafting y escalada.

Tommy siempre ha tratado de esconder el hecho de que su cerebro bien podría ser uno de los privilegiados de MENSA, para poder estar con la gente de su edad. De hecho, a los 13 años les explicó a sus padres de una forma tan adulta, como pedante, los motivos por los que quería vivir su vida en la naturaleza y no rodeado de libros en un laboratorio (???)

Desde ese momento, a pesar de que su nota media nunca ha bajado, el resto de su expediente académico comenzó a llenarse poco a poco de pequeñas faltas… que a veces dejaban de ser tan pequeñas y tan leves como el les hacia constar a sus padres. A pesar de todo, sus padres aceptan que el límite admisible es que no haga nada que le pueda hacer tener antecedentes penales. No se preocupan, ya que tiene las primeras ofertas de Universidades desde los 15 años.

Es habitual de los talleres de formación profesional del instituto, aunque nadie sospecharía nunca que su libro de cabecera es una Breve Historia del Tiempo, de Stephen Hawking, y que fantasea con especulaciones sobre viajes en el espacio-tiempo y agujeros de gusano.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *