Shinya Matsuura

Shinya (松浦真矢) nació en un pueblo cerca de Osaka hace veinte años. Es un poco serio, buen estudiante, responsable y sin ninguna clase de sentido del ridículo. Tuvo una infancia un tanto difícil ya que sus padres se separaron, lo cual está bastante mal visto en Japón, y tuvo que irse a vivir con su hermana pequeña, Hachiko, y su padre, con el que no se lleva demasiado bien. No le hace ninguna gracia que éste se pase más tiempo de juerga con sus compañeros de trabajo que en casa con la niña.
Aunque siempre sacó buenas notas el sueldo de su padre no le permitió ir a un instituto privado, por lo que se vio obligado a compaginar sus estudios con un montón de trabajos temporales con los que pretendía ahorrar para por lo menos poder ir a la universidad. Pero cuando terminó el instituto aún no había logrado reunir lo suficiente así que decidió seguir trabajando y de paso estar más tiempo con su hermana. Cuando pasaron un par de años y vio que todavía no tenía el dinero empezó a desesperarse.
Desde los once años una de sus aficiones había sido practicar kendo. Se le daba bien y como empezó a ganar campeonatos su maestro le preguntó si se planteaba dedicarse profesionalmente a ello. Shinya nunca se lo había planteado y le sonaba un tanto disparatado, pero él insistía. Finalmente le explicó que él solo tenía una hija, y que aunque no era muy común que el heredero del dojo fuera una chica a él no le importaba, los tiempos habían cambiado y todo eso; pero luego ella se había ido al extranjero a practicar inglés “un trimestre” y en tres años todavía no había vuelto. Como era un estilo que se transmitía desde hacía generaciones en su familia, le propuso adoptarlo con la condición de que se hiciera maestro del Matsuura-shinden-ryu para conservar y transmitir el estilo. Ya que era algo que le gustaba y lo que había ahorrado podría dárselo a Hachiko, al final decidió aceptar.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *