Seol

Seol

A

Legalmente su nombre es Amelia DeIlvaine, y es hija del matrimonio de”geólogos” Christian y Edna DeIlvaine. En realidad creció en los Cuarteles Generales del Consejo de Vigilantes en Londres, en el Departamento 85, dedicado a emplear las aptitudes especiales depersonas con poderes psíquicos para los fines del consejo. Allí trabajaban personas con diferentes tipos de dones precognitivos, de percepción extrasensorial y otras “capacidades especiales”, en cosas tan diversas como predecir ataques, buscar artefactos místicos,estudiar profecías y localizar potenciales.

Antes de su nacimiento,los OPs (abreviatura de operativos psíquicos, nombre oficial de los miembros del D85) que habitualmente se dedican a localizar potencialesy otras personas con “capacidades” (véase: poderes), la ficharon parasu seguimiento y reclutamiento. Normalmente, incluso aunque se les detecte a muy temprana edad, los candidatos a miembros del D85 no tienen su primera visita de un operario del consejo hasta la mayoría de edad legal. Esto puede adelantarse en casos en los que el candidato vive una situación personal complicada (por ejemplo, cuando tienen visiones desde pequeños y/o creen que se están volviendo locos) y una intervención a tiempo puede evitar más complicaciones. En su caso, altos cargos del Consejo decidieron hacer una excepción. No sabe nada de su familia biológica, ni siquiera cuál es su cumpleaños y lugar de nacimiento, solo que fue legalmente adoptada por una pareja de vigilantes, aunque de su tutela real se encargaba la dirección del Departamento.

Como los OPs habían previsto, Amelia desarrolló desde muy pequeña telepatía, con un alcance mucho mayor que cualquier otro documentado anteriormente. Sobre los diez años era capaz de leer la mente o proyectar pensamientos en cualquier persona en un radio de varios kilómetros, y si se trataba de un telépata receptivo, no habíaun límite de distancia física conocido para la transferencia. El hecho de que fuera sorda de nacimiento no fue nunca un problema, dado que no necesitaba oir ni hablar para comunicarse.

Las capacidades de Amelia permitieron al D85 desarrollar un proyecto con el quellevaban décadas soñando, pero nunca habían tenido a su disposición los medios para ponerlo en práctica, con el nombe en clave S3 OL.Básicamente, distribuyeron a sus mejores telépatas por el mundo, en localizaciones donde el Consejo tuviera cuarteles o estuvieran llevando a cabo una acción de campo relevante, y utilizaron a Amelia como”módem” viviente, entre otras funciones. Lo de “ese tres o ele” no erademasiado cómodo, así que con el tiempo todo el mundo acabó porreferirse a la red como Seol, y por extensión, acabaron llamándola así a ella hasta el punto de que los operarios que no estaban muy relacionados con el D85 creían que ese era su nombre real y habían llamado así al proyecto por ella, y no al revés.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *