Sally Spence

Sally Spence

Sally Lindsey Spence
SlyDestroyer, 00100001Sly (y otros derivados), Zanahoria, Bob Esponja / 21 años / Humana común

Cuando cumplí 10 años nadie me dio mi primer Pokémon. A los 11 no me llegó la carta de Hogwarts. A los 16 no me convertí en jinete de dragón, y a los 20 nadie me otorgó el grado de jedi. Si cuando cumpla 30 no viene Morfeo a decirme que soy la elegida, tal vez me plantee madurar.

 

Acostumbra mayormente a estar sola, aunque por lo general mantiene actitud alegre pudiendo llegar parecer una persona extrovertida, la realidad es que es bastante tímida e independiente, suele preferir quedarse en casa y cuando sale lo hace sola. A pesar de haber pasado bastante tiempo en el pueblo no se la ha visto demasiado por ahí, aunque cuando ocurre su cabello generalmente llamativo lo hace saber. Es positiva, tremendamente alegre y risueña, no muestra prejuicios hacia nadie. Siempre trata de verle el lado bueno a las cosas, de sacar lo mejor incluso de lo peor, y si no puede se lo “inventa” y se lo cree. Pero como todo ser humano no es de piedra, es por ello que -aunque no lo muestre públicamente- en ocasiones sí que se derrumba y explota todo su malestar, empieza a caer pero después se le “pasa” y vuelve a su actitud normal.O no habla nada o habla demasiado, en principio puede parecer una persona sin gran don para la conversación, raramente suele ser quien la saca y especialmente cuando le falta confianza, pero como se le dé cuerda puede volverse un no parar. Tampoco llega a un punto pesado, al menos no intencionadamente, basta con darle un corte cuando lo haga e instantáneamente bajará la cabeza y dejará de hablar, si es que no se percata ella antes. En ocasiones puede decirse que es un poco bocazas, con toda su buena intención llega a hacer chistes o comentarios en tal vez no el momento más indicado o con la persona indicada. Llega a pecar de sinceridad, es espontánea por lo que de forma inocente acostumbra a soltar aquello que pasa por su cabeza y que ella no ve incorrecto decir, aunque tal vez otros sí.

Uno de sus claros problemas con las personas es la pequeña fobia que sufre con respecto al contacto físico, siempre trata de evitarlo en la medida de lo posible y no es raro que de recibirlo se sobresalte al menos en principio, mostrando una reacción posterior dependiente de la persona frente a la que se encuentre.

No es problemática, quejica o arisca y se pasa de paciente, algo por lo que a muchos puede parecerles una verdadera idiota, llegando a inocente y de fácil manipulación, pero no es que no vea las cosas, simplemente es que es posible que tolere más de lo normal.

Historia:
Nació en Canadá, pero no pasaron muchos años antes de que se mudase a Estados Unidos. Su padre era un borracho, violento, vago y desempleado, su madre una ama de casa sumisa y desequilibrada mentalmente que se mantenía a base de pastillas antidepresivas.A pesar de no haber gran motivación, su tío Robert gracias a su don de la palabra acabó convenciendo a la familia para que se mudasen donde él, a L.A., ofreciendo un trabajo a su padre. Con aquel cambio de aires las cosas parecieron comenzar a mejorar, los primeros días, pero al final todo volvía a ser como originalmente, el padre de Sally fue despedido de la fábrica por conducta inapropiada y el resto del hogar pagaba el pato. Un día llegó a casa encontrando a su madre ya sin vida sobre la cama después de una sobredosis de antidepresivos, mientras su padre roncaba en el sofá. Posteriormente las cosas en casa parecían ir torciéndose, cada vez a más si es que cabía, iban mujeres de dudosa reputación y otras personas de mal gusto, el mínimo respeto que podía haber con respecto a las “reuniones sociales” en el hogar se perdió por completo y descaradamente con el fallecimiento de la torturada esposa.

Una noche durante una de esas reuniones de alcohol y otras sustancias, Sally trataba de evadir como siempre encerrándose en su habitación, pero por algún tipo de razón a su padre -ya muy borracho- le apeteció empezar a llamarla a gritos para presumir con sus amigos de “la niña tan guapa que tiene”, estupideces y prontos de borracho, hasta que acabó por sacarla “en sociedad” a la fuerza. Obligada a mantenerse rodeada de aquella gente con la que no quería estar la cosa empezó a ir a más, su progenitor ya roncaba en el sofá para no perder la costumbre, fue en ese instante en el que una todavía inocencia se vio despedazada a la fuerza por tres sujetos.

Extras:
Trabaja como soporte técnico y moderadora en un videojuego online.
→ Tiene algunos tatuajes discretos repartidos por el cuerpo.
→ Necesita gafas para ver de cerca.
→ Cuando ve a un animalito siente el impulso de correr a acariciarlo aunque en más de una ocasión haya salido escarmentada.
→ No es extraño verle el cuerpo (especialmente los brazos) lleno de pintadas a bolígrafo, toma nota de detalles importantes para no olvidarlos y luego poder apuntarlos en otro sitio.
→ Canta aunque solo para sí misma, también sabe tocar el piano.