Ronald Coleman

Ronald Coleman

Especie: Humano

Historia: Nacido hace 30 años en Chicago en un bonito día… qué digo, no fue bonito para nadie, ni siquiera para sus padres… ¡es más!, sus padres no le deseaban en un principio. En cuanto Ronnie nació su hasta entonces apacible vida empezó a convertirse poco a poco en un infierno: no había niño más travieso y rebelde que él, era incansable, siempre lleno de energía y dispuesto a liarla por mucho que le castigaran. Pero eso es algo que tampoco hacían bastante, sus padres consideraban que no debían usar mano dura con el niño y por tanto… así salió. También ellos estaban muy ocupados con un pequeño negocio de tabaquería que tenían. Pasaban poco tiempo por casa, dejando al niño al cuidado de varias niñeras (y digo varias porque no solían aguantarle más de una semana).
A partir de entrar en secundaria Ronald cogió costumbre a acumular faltas y expulsiones en clase, fue trasladado de colegio unas 6 veces en un periodo de 4 años por tantísimas amonestaciones que recogía.
Logró terminar sus estudios y decidió darse a una vida de comodidad pasándose el día ganduleando en casa mientras su familia se partía la espalda para que él tuviese. Eso fue la gota que colmó el vaso y ya hartos de aguantarle de todo, lo echaron de casa. No le importó, porque tenía sitio donde quedarse: una tía suya vivía en Sunnydale. Así que con los ahorros que pudo robarle a sus viejos antes de marcharse, cogió transporte hacia aquella ciudad. Una vez llegó no le costó mucho convencer a su tía, tras regalarle un poco la oreja ésta decidió darle cobijo con la condición de que buscase trabajo lo antes posible. Han pasado varios años y él sigue sin dar un palo al agua, haciéndole creer a su tía que se está esforzando por buscar trabajo pero está la cosa muy mal y no tiene suerte… y hasta el momento no ha hecho nada más, aunque quizá, y sólo quizá, ya sea hora de buscarse un trabajillo.

Personalidad: En una primera toma de contacto con Ronald ya se puede percibir que es una persona conflictiva, y es que una vez llega a cualquier lugar pretende dar un mensaje de “aquí estoy yo y a partir de ahora sólo se hace lo que yo diga”, evidentemente con esas premisas tampoco acepta un no por respuesta y si alguien tiene agallas para contestarle, se llevará numerosos puñetazos y patadas, hasta puede que algún mordisco si nos ponemos serios. Especialmente grosero y maleducado, a veces hasta tal nivel que si hubiera un campeonato de decir más tacos por frase, allí estaría él en el podio, alzando una copa que posteriormente usaría para sus bebercios.
También recalcar que constantemente se fijará en cada mujer atractiva que se le cruce, sin darle reparo alguno a echar un piropo más propio de un albañil que de cualquier otro, aunque la torta se la lleve siempre. A pesar de tener esta costumbre, es por simple tapadera: él mismo está convencido de que es homosexual, algo que ha conseguido disimular a la perfección hasta ahora. Y es que está bastante avergonzado de sentir atracción por otros hombres, ya que ve que esos gustos deberían ser sólo para “marilocas que se pintan” y si mostrase algún indicio de serlo él también, aquello dañaría su bien cuidada imagen de tipo duro.

Otros datos:
-Lleva un tatuaje que le ocupa todo el hombro.
-En cuanto a creencias paranormales, le parece que es imposible que existan demonios, fantasmas, etcétera. Hasta que pueda demostrar lo contrario, se mofará de quienes crean en ello.