Rennie Jaeger

Rennie Jaeger

Rennie es un prodigio de la bioquímica que se mudó de su Francia natal a Estados Unidos para ir a la universidad cuando aun era menor de edad. Su tutor legal durante su infancia era su padre adoptivo, y no tenía ninguna familia biológica reconocida. Nada más conseguir su doctorado consiguió una beca de investigación, y los artículos que publicó detallando sus hallazgos la hicieron bastante conocida en el sector. Dejó la investigación universitaria cuando recibió una oferta de trabajo de Laboratorios Everson, los cuales al poco tiempo decidieron enviarla a Sunnydale como jefa de laboratorio de las nuevas instalaciones en el pueblo.

Rennie, que prefiere que se refieran a ella como Doctora Jaeger, es una persona bastante peculiar y tiene una cierta fama de diva por sus extrañas costumbres. En sus investigaciones toma notas en cuadernos que no permite que nadie más lea y guarda bajo llave junto a misteriosos libros de consulta visiblemente antiguos pero con las tapas forradas de blanco. Pese a todo, sus superiores siempre se lo han permitido porque consigue resultados innegables, hasta tal punto de que en los nuevos laboratorios de Sunnydale tiene acceso a una sala protegida por una puerta acorazada de la que solo ella conoce la combinación para poder realizar experimentos “sin que la molesten”. En realidad, la doctora Jaeger es alquimista, y utiliza sus conocimientos en este campo para darle un empujoncito a sus investigaciones químicas más ortodoxas.