Nara “Harris”

Nació en la dimensión paralela de la que procede Liam hace un número desconocido de años. Aproximadamente cuatro años antes de que ella naciera, los demonios lograron vencer a las fuerzas del bien en la legendaria batalla final que se libró en la ciudad de Vaywoll. A partir de ese momento, el mundo tal y como lo conocemos quedó destruido cuando incontables demonios lo invadieron. Una serie de catástrofes naturales destruyeron gran parte de las infraestructuras humanas, unas espesas nubes cubrieron la mayor parte del cielo creando un estado casi de noche permanente, la mayoría de ecosistemas murieron y las guerras entre los demonios de mayor poder para hacerse con el control se ocuparon de acabar con lo que quedaba; en cuestión de meses la población mundial fue diezmada, y los supervivientes tuvieron que aprender a subsistir en un entorno extremadamente hostil.
Cuando la colonia subterránea donde vivía fue destruida cuando ella aun era pequeña, Nara fue rescatada por un nómada llamado Edgar que antes del apocalipsis había sido teniente en el ejército. Viajaron juntos en dirección norte, a la antigua California, donde se decía que los vampiros se habían aliado con los humanos y estaban intentando luchar contra los demonios. Durante este tiempo, los “poderes” de Nara empezaron a manifestarse, y descubrieron que había heredado una especie de versión menos potente de las habilidades de su madre. Básicamente, cualquier criatura demoniaca o fantasma que se acercase a ella se debilitaba o perdía sus poderes, y era inmune a las posesiones. Cuando ella estaba cerca, los demonios tenían muchas dificultades para rastrearlos, y las personas con habilidades especiales no podían usarlas con ella, o directamente no podían usarlas en absoluto mientras ella los estuviera tocando. Sus habilidades naturalmente eran muy útiles, y junto con los conocimientos militares y su capacidad de liderazgo Edgar se sirvió de ellas para crear un pequeño grupo que se les fue uniendo en su viaje a Vaywoll, el lugar donde se decía que iba a llegar un elegido que lideraría la guerra contra los demonios. Allí, tardaron muy poco en unirse al grupo de resistencia que ya estaba establecido, porque en esa situación era una tontería malgastar recursos y era más práctico mantener una base que varias distintas. Se encontraba viviendo allí cuando Liam llegó a Vaywoll a través de un portal dimensional. Se llevaron bien desde el principio porque era de las pocas personas que no lo trataba como si esperase que los salvase a todos milagrosamente por ser El Elegido de las profecías. Por desgracia, la llegada de Liam no cambió mucho, las cosas fueron empeorando y la base terminó por caer. Sólo unos pocos escaparon, y fueron cayendo hasta que sólo quedaron Nara y Liam. Aunque ella estaba en buena forma física no se podía comparar con Liam, y mientras trataban de encontrar otro grupo humano su salud fue deteriorándose hasta que una herida se le infectó y terminó por quedar totalmente fuera de combate. Cuando parecía que estaba claro que no iba a sobrevivir, Liam fue transportado de vuelta a nuestra dimensión por los poderes de Dawn, y ella se salvó por estar literalmente pegada a él.

Explicación de sus habilidades: Nara tiene una afinidad natural a la magia blanca y protectora (lo que en Final Fantasy es sagrado/sacro/holy/pearl y en MegaTen hama), y en concreto a levantar escudos protectores mágicos (lol, kekkai) y para el exorcismo de fantasmas, personas poseídas y demás, pero como nunca aprendió a usarla adecuadamente, no utiliza hechizos. Su única habilidad es una especie de manifestación inconsciente de esto, que hace que los seres “puramente malignos” (como los demonios puros, que os recuerdo que en TST no hay porque según nuestro canon los demonios antropomorfos que andan por ahí están mezclados con linaje humano) vean reducidos sus poderes, y que también funciona de manera un poco irregular con vampiros, demonios normales y otras criaturas varias. “Irregular” quiere decir que vosotros podéis decidir cómo queréis que afecte a vuestro personaje, si queréis ignorarlo por mí estupendo. Lo único que es invariable es que es inmune a los ataques de “magia negra” (en Final Fantasy cuenta atrás / doom / condena / veneno, en MegaTen mudo) y a cosas como telepatía.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *