Molly Bell

Molly Bell

Su madre murió a causa del parto y fué criada por su otro padre. Al principio su hogar esatba en Baton Rouge, donde había nacido, pero luego se vió obligada a mudarse con frecuencia.

Ya siendo muy pequeña se dió cuenta de que no era como los demás. Cuando se caía no se hacía daño, cuando se peleaba a tirones de pelos con sus compañeras tampoco sentía nada, era imposible vacunarla y así en un sin fin de ocasiones. Su padre tampoco tardó demasiado en darse cuenta de lo que pasaba y menos aún en empezar a sacar tajada del asunto. Consagrándola como “La Invencible” a los 18 años ya había hecho numerosos anuncios de televisión, shows en directo y toda clase de demostraciones públicas de su poder. El éxito de su imagen era tal que su padre decidió que dejara los estudios a los 16 años para dedicarse enteramente a posar. Ella detestaba dedicarse a ésto y no se enorgullecía de su poder en absoluto, puesto que solo le traía problemas. Así como nada podía penetrar ese campo de energía invisible que la envolvía y sólo dejaba pasar el oxígeno y los alimentos, nada podía tocarla. Era incapaz de sentir cuando alguien la abrazaba o la besaba. Tampoco es que alguien quisiera besarla o abrazarla alguna vez, porque por otro lado todos los chicos que conocía pensaban que era una freak, si es que tenían el tiempo suficiente para acercarse a ella. También, así como era imposible que se quemara, también lo era que pudiera sentir calor o frío. Pero mientras ella se iba haciendo más mayor, la fama iba desapareciendo y su padre al tener en cuenta esto, no pestañeó cuando ella le contó que quería marcharse a un pueblecito llamado Sunnydale, que había leído que encontraría gente que podía comprenderla y además, podía continuar con sus estudios y vivir cómodamente con una pequeña parte del dinero que había ganado en estos años.

Cuando se instaló en Sunnydale comenzó a conocer personas como ella, con poderes y a sentirse mucho más integrada. La horrible época de su vida cuando los seres humanos normales le pegaban sólamente para ver si podían hacerle daño y se reían de ella en su cara, pasó. Pero justo cuando estaba empezando a sentirse orgullosa de lo que era, comenzó a mostrar signos de otra clase de poderes. No sabe exactamente lo que son, ni como funciona, pero sabe que cuando se pone nerviosa, puede destrozar todos los equipos electrónicos de una habitación.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *