Mathilda Lindqvist

Mathilda Lindqvist

Nombre completo: Mathilda Mia Lindqvist
Apodos: Matty, Fear
Raza: Humana-Medium
Edad: 26 años
Nacionalidad: Finlandesa
Profesión: Dependienta en el ultramarinos que regentan sus padres

Psicología:

Puede que a primera vista pueda parecer una chica callada, introvertida y a la que no le gusta demasiado hacerse notar entre el resto. Para bien o para mal, eso dista demasiado de la realidad. A Mathilda le gusta estar rodeada de gente, dado que desde pequeña ha estado rodeada por su numerosa familia, lo que le hace sentirse bastante a gusto con las multitudes. Aunque en un primer momento pueda parecer tímida, basta con un par de palabras para que comience a hablar prácticamente sin parar y se tome la suficientemente confianza como si hiciera años que se conociesen. Porque esa es otra, no tiene pelos en la lengua. Si tiene que decir algo, lo dice sin más, sin dar rodeos o sentirse mal al respecto, siendo un tanto irónica y cortante en algunas ocasiones. Cree que es mejor eso que andarse callando todo solo para que todo sea más bonito. No. Las cosas no son así y si le dan un puñetazo por haber abierto la bocaza más de la cuenta, pues vale, pero al menos ella se habrá desahogado.

¿Extrovertida? Si, no nos mintamos. Pero eso no quita que sepa comportarse. Sabe ser madura cuando toca, más aún si son temas importantes que conciernen a su grupo, su familia, los trabajos que le manden realizar y cosas por el estilo. Para esto tiene bastante cabeza, llegando a ser alguien bastante meticuloso y proteccionista en cada una de las tareas que lleva a cabo.

A veces tiende a desconfiar de aquellos que no forman parte de su grupo de amigos. No es que tenga nada en contra de ellos pero… Mas vale ser precavida ¿no? Aun así resulta ser un tanto desconfiada en general, sobretodo con esa gente que viene a ofrecerte su ayuda sin más, dado que para ella eso de que puedan ayudar a alguien alegremente y sin reservas pues le hace tener la mosca detrás de la oreja, aunque también hay que decir, que llegado el caso bien puede aceptar dicha ayuda… a pesar de que sea una orgullosa y una cabezota. Lo de que la tengan que ayudar no le va demasiado, prefiere hacerlo ella y sentirse realizada a que tengan que echarle una mano y sentirse una completa inútil. De hecho, cuanto más insistas en ayudarla, más borde se pondrá, es algo inevitable. Tiene carácter, de eso cabe ninguna duda.

En cierta manera, es una persona luchadora pero que sabe retirarse cuando ha llegado el momento. Es consciente de que algunas batallas no pueden ser ganadas, así que más vale retirarse en el momento exacto a perderlo todo. Pero no por ello deja que la pisoteen, puede que haya permitido que ganasen una ronda, pero no la guerra. Es persistente a su manera.

Biografía:

Mathilda nació en Finlandia hace veintiséis años. Su padre era originario de los países nórdicos mientras que su madre era estadounidense. Aún así, la pequeña pasó gran parte de su vida en Finlandia, hasta los dieciocho años cuando se mudaron a Sunnydale al enterarse de la enfermedad de su abuelo materno. La idea no les gustó demasiado ni a Mathilda ni a sus hermanos, pero no tuvieron otra opción por lo que se instalaron en el lugar creyendo que sería algo temporal, pero para bien o para mal eso se alejaba bastante de la realidad. Las semanas se hicieron meses hasta que finalmente se quedaron allí a pesar de que la salud del abuela evolucionaba favorablemente.

Sus padres se hicieron cargo de la tienda de ultramarinos que regentaba la familia de su madre desde hacía años, y tanto Mathilda como sus hermanos prosiguieron sus estudios en Sunnydale. Ya por aquella edad, Matty solía tener algunos sueños premonitorios que simplemente achacaba a puras casualidades. A ver, ¿que hay de raro en que sueñes que se rompe un plato y que al día siguiente el inútil de tu hermano se cargue uno? Más aun teniendo en cuenta que a lo tonto solía romper unos seis vasos por años. Procuraba no darle importancia hasta que su abuela empezó a notar que algo raro pasaba con su nieta. No solían hablar mucho, básicamente porque la anciana ya no regía demasiado bien lo que decía o no podía seguir las conversaciones sin dispersarse u olvidarse de lo que estaban hablando. Ambas se dieron cuenta de que en algunas ocasiones podían “escuchar” los pensamientos de la otra, o saber exactamente como se sentían y aunque ninguna tuviera demasiado claro lo que ocurría, la relación entre ellas se volvió mas fuerte.

Matty procuraba no usar esos poderes (o maldiciones, según se viese) y limitarse a vivir como una más por lo que salvo su abuela, el resto desconocían lo que le pasaba. Se graduó en la universidad y actualmente trabaja en el negocio familiar, dedicando gran parte de su tiempo libre a ensayar con el grupo.

Curiosidades:

  • Es la guitarrista de un grupo de música que combina rock y metal, “Zombie Attack”.
  • Desconoce la verdadera naturaleza de sus compañeros de grupo.
  • Nunca le ha dicho a nadie nada acerca de esos “poderes” que tiene. Prefiere mantenerlo en secreto.
  • Cuando está cabreada se le escapan palabras en finlandés.
  • Lleva tocando la guitarra desde los diez años.
  • Tiene un tatuaje en el brazo izquierdo.
  • Le encantan los sabores salados, a pesar que desde que ha conocido a Molly ha empezado a desarrollar un gusto por lo dulce.
  • De pequeña patinaba sobre hielo.
  • Últimamente ha tenido algún que otro “sueño extraño” con relación a los Fleming y a Molly, pero no le ha dado demasiada importancia… por el momento.
  • Tiene aracnofobia desde que una vez de pequeña le picó una y su hermana le dijo que era venenosa y se iba a morir. Obviamente era todo mentira pero el susto que se llevó fue gordo.
  • Es la tercera de cuatro hermanos.