Masha Ylönen

Masha Ylönen

Apodos: Mashi
Raza: Nínsar (Descripción)
Edad: 26 años
Nacionalidad: Noruega-Finlandesa (Residía en Noruega)
Profesión: Enfermera en prácticas

Si buscas a alguien paciente, que sepa escuchar y que aguante lo que le echen, esa es Masha. Su forma de ser y comportarse dista en muchas ocasiones del resto de jóvenes por lo que le cuesta bastante hacer amigos o integrarse en grupos. Siempre piensa que sobra o que esas personas y ella son como el agua y el aceite por lo que jamás serán capaces de mezclarse. En una sensación que tiene desde pequeña, lo que ha originado que nunca tuviera demasiados amigos y que sus amistades tan solo fueran una o dos personas.

Se la puede definir como alguien tranquilo y hasta en cierta parte pacifista. Ha descartado la violencia o los gritos de su vida y forma de ser porque sabe que no le conviene. Alguien como ella no tiene oportunidad de hacerse un hueco en el mundo a base de golpes por lo que es bastante común que se la pueda ver resignándose a cierto tipo de cosas. Es prácticamente incapaz de defenderse y tan solo lo hace por puro instinto de “supervivencia” cuando no le queda otra opción, pero normalmente es alguien que simplemente se calla y espera a que terminen de echarle la bronca.

Más tímida de lo que quisiera ser. No le gusta entablar conversaciones con desconocidos y detesta que la miren fijamente ya que le hace sentirse vulnerable, por lo que es común que tienda a evitar mirar a los ojos a las personas con las que habla, al menos hasta que hay cierta confianza. Por otra parte es una chica confiada -en cuanto a la buena voluntad de las personas se refiere- a pesar de que sabe que no debería ser así por la cuenta que le trae. Pero no puede evitarlo, intenta ayudar a la gente siempre que lo necesitan o le pidan ayuda aunque en varias ocasiones esto le ha traído diversos problemas al tratarse de trampas o simplemente se estaban aprovechando de ella. Sus ganas de sentirse útil hace que no pueda evitar a ayudar a cualquiera, se trate de quien se trate. Por otra parte, le cuesta llegar a confiar plenamente en alguien, aunque hay ciertos tipos de personas a los que coge cariño enseguida sin saber por qué.

Asustadiza, bastante más de lo que se podría esperar. No llega a acostumbrarse a vivir en una ciudad prácticamente sola y siempre teme que le pueda pasar algo y que su familia no se entere. Es bastante paranoica en esos casos. No es alguien que hable demasiado de su vida. No es porque no le hubiera gustado su pasado o porque tenga alguna especie de trauma con él, es simplemente que es bastante reservada en esos aspectos y puede llegar a ser alguien dificil de conocer realmente.

A parte de eso es alguien agradable y soñadora, a pesar de ser torpe y un tanto dubitativa en sus acciones. No es capaz de dejarse llevar, de hacer algo sin pensarlo por miedo a las consecuencias de sus actos y es algo que le suele traer ciertos problemas, aunque en algunas raras ocasiones es capaz de actuar sin pensar por mero impulso. Así mismo, es algo olvidadiza con ciertas cosas,  aunque cuando se trata de compromisos o cosas para ella importantes es alguien extremadamente puntual y dedicada. En ese tipo de situaciones, tiene bastante cabeza, llegando a ser alguien bastante meticuloso y perfecionista.
En cuanto a sus “poderes” no es algo que la afecte sobremanera en su día a día. Están ahí, y ella los ha aceptado. Procura controlarlos en todo lo posible, pero es normal que cuando se emocione o esté triste las cosas se le vayan un poquito de las manos.

HISTORIA

Originaria de Noruega, Masha nació siendo la hija única de los Ylönen. Durante prácticamente toda su infancia fue una niña más, iba al colegio, hacía sus deberes cada día, jugaba con otros niños… Nunca fue de las que tenía un gran número de amigos, con apenas unos pocos le bastaba y no sentía esa necesidad que tenían otros de sentirse “arropados” por un gran grupo o algo por el estilo. Los años pasaron y no fue hasta que comenzó al instituto cuando empezó a notar esas cosas raras que sucedían a su alrededor. En realidad, cuando se dio cuenta fue cuando los problemas en casa se empezaron a hacer más notables y sus padres se pasaban más rato hablando por lo bajo y a escondidas, como si creyeran que ella no podría escuchar esos planes de divorcio.

En esos momentos, Masha se refugiaba en el jardín de su casa y fue allí donde empezó a darse cuenta de lo que le pasaba a las plantas cuando ella se escondía allí. Gran parte del jardín terminó moribundo debido a como se sentía en esos momentos hasta el punto que flores que se mantenían vivas después de años, murieran durante el divorcio de sus padres. Su abuela -quien también era Nínsar- enseguida se dio cuenta y aunque se lo contó, Masha al principio simplemente creyó que se trataba de una manera de distraerla de lo que ocurría en casa. Para bien o para mal no era así. Desde aquel momento vive sabiendo lo que realmente es, al contrario que su padre que siempre hizo oídos sordos porque eran “tonterías”.

Tras el instituto y la universidad, vivió un par de años más en Noruega hasta que recientemente se ha trasladado a Sunnydale debido a una oferta de trabajo como enfermera en el hospital. Le ha costado bastante salir de su ciudad natal, al dejar allí a toda su familia, pero finalmente se ha decidido a venir hasta aquí y por el momento intenta acostumbrarse al pueblo.

EXTRAS

  • Es vegetariana desde los dieciséis años.
  • Tiene un pequeño jardín en su casa, no demasiado grande, pero lo justo como para tenerlo como una especie de “santuario” en el que esconderse.
  • Es aficionada a las películas y libros de ciencia-ficción y misterio.
  • Cuando llegó a Sunnydale, se quedó con un pequeño gato que rondaba cerca del hospital.
  • Le encantan los helados.
  • Es zurda.
  • Tiene varios tatuajes en la espalda, brazos y alguno en la pierna.
  • Es alérgica a los cacahuetes y a las picaduras de avispa/abeja.
  • Adicta al café.
  • De pequeña tocaba el piano.
  • Le gustan mucho los cerezos en flor. Son prácticamente sus flores favoritas.
  • Cuando está enfadada o triste, dichos sentimientos afectan bastante a las plantas que tiene a su alrededor. Se secan en apenas unos minutos, mientras que cuando está bastante alegre ha llegado a conseguir, sin apenas darse cuenta, que a las plantas les salgan flores incluso en invierno.
  • Tiene la manía de caminar descalza por los jardines.
  • En la casa en la que actualmente vive, han crecido unas enredaderas alrededor de la fachada desde su llegada.