Marion Hawksmoor

Los padres de Marion se separaron antes de su primer cumpleaños, así que vivió desde muy pequeña solo con su madre, prácticamente sin tener ninguna relación con su padre. Tuvo una infancia normal, quizá un poco solitaria, pero normal. Cuando ella tenía diez años, su madre se despertó una mañana con dolor de espalda. Después de varios días de dolores fue al hospital y descubrieron que se debía a un cáncer incurable. Su madre nunca más salió del hospital y murió en pocos meses, y Marion se fue a vivir a Sunnydale con su tía materna.

Sus tíos tenían un negocio de confección y venta de trajes de época, principalmente de la guerra civil y el renacimiento, que vendían y hacían por encargo para sociedades históricas y organizaciones varias. Su tía enseñó a Marion a manejar las máquinas de coser, para que se distrajese ayudándola, y ella descubrió que la costura le gustaba muchísimo. Según pasaba el tiempo fue aprendiendo más cosas, su tía le enseñaba cómo eran los trajes de distintas épocas y cómo hacerlos, hasta que decidió que cuando acabara el instituto se incorporaría al negocio. Además sus tíos, a diferencia de su madre, eran muy afectuosos (y un poco hippies) le dejaban mucha libertad y eran muy abiertos con ella, así que con el tiempo superó su muerte bastante bien y se adaptó sin problemas a su nueva vida en Sunnydale.

Conoció a Nate en el instituto, en clase, o más bien saltándose clases. Empezaron a salir, y cuando el padre de él murió, ella le apoyó todo lo que pudo porque recordaba como había sido perder a su propia madre. Él pasaba mucho tiempo en casa de ella, se llevaba muy bien con sus tíos y les ayudaba llevando paquetes a correos y cosas así, y el resto del tiempo lo pasaban juntos en la calle, con sus amigos o ellos solos.
Una noche, al volver de un concierto en el Bronze, fue atacada por un vampiro. Cuando encontraron su cadáver ya llevaba horas muerta y estaba completamente desangrada, así que lo único que pudieron hacer los servicios de emergencia fue certificar su muerte. La policía archivó su caso como un robo con arma blanca que había acabado en homicidio y del que nunca encontraron al culpable, y todo quedó ahí.

Seguramente el vampiro que la mató no pretendía convertirla, pero el caso es que un día después de su funeral Marion despertó dentro de su ataúd. La personalidad de un vampiro no tiene por qué ser parecida a la de la persona que era antes, pero sea como fuera, el trauma de la experiencia afecto mucho al vampiro en el que iba a convertirse Marion. Por suerte para ella, conoció pronto a Thomas Brandon, que decidió acogerla, en parte por pena, y en parte probablemente porque se aburría. Vivió con él un tiempo, en el que más o menos aprendió a funcionar como un vampiro “normal”, aunque discutían continuamente, principalmente por el mal carácter de Marion. A ella no le gusta la costumbre de Thomas de dejar a humanos beber su sangre para volverlos adictos y que le dejen alimentarse de ellos voluntariamente, porque le da miedo que no sepa controlarse, los mate sin querer y se conviertan, tema sensible para ella por sus propias experiencias pasadas.

Finalmente, decidió mudarse para probar a ser independiente. Ahora vive sola en el sótano de una mansión abandonada, donde puede pasarse los días actualizando su Tumblr.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *