Lynn Aldrich

Lynn nació en Oban, Nueva Zelanda. Fue criada por Zachariah, un agricultor de la comarca, y su esposa Ariel, conocida ‘curandera’ local que se dedicaba a sanar y ofrecer remedios naturales a quienes acudiesen a ella. Éstos se encargaron de criar a la pequeña como si fuese su propia hija, dándole nombre y ocultándole la verdad de su origen: fue comprada a una extranjera que decía estar de paso por la isla, ya que los Aldrich no podían tener niños/as.

Al crecer, fue descubriendo que no era como los demás. Aunque sus padres parecían no sorprenderse de los extraños sucesos que le tocaba vivir: Lynn pasaba grandes temporadas teniendo que fingir ser un niño (al que llamaban Logan), que venía a casa de los Aldrich por intercambio con otro país. Un par de veces al año.
Esta historia fue inventada para ocultar una extraña habilidad a través de la que la chica puede convertirse en chico. Unas veces a voluntad, otras a disgusto. Y lo odia. Aunque la ha ayudado a salir de muchas situaciones embarazosas (permitiéndole fingir ser otra persona 100% distinta), no termina de concebir lo que sea que le ocurra.

Ha venido a Sunnydale tras encontrar una plaza vacante como enfermera en el hospital; además, busca un cambio de aires y lo que muchos llamarían “el sueño americano” (?) Cuando se ‘transforma’ en Logan, es voluntario en el hospital, mientras Lynn disfruta, o bien de sus vacaciones, o bien de una improvisada baja por enfermedad.