Loki Righan Fearghus II

Loki Righan Fearghus II

Edad: 295 años
Procedencia: Irlanda
Raza: Dwarf Dána

Historia: Nacido dentro de la realeza en el último poblado de Dwarf Dána, Loki fue el cuarto y benjamín de los hijos que alumbraron el rey y la reina. Nunca fue exactamente lo que se habría esperado de un miembro de la familia real, y conste que lo intentaron, pero Loki parecía ser definitivamente un sin remedio. Lo que es un Dwarf Dána pero de manera intensificada, demasiado intensificada, resultaba tan hiperactivo que incluso era demasiado para los que le rodeaban, pero claro, había que aguantarlo por ser el hijo de los reyes. Irrespetuoso, pervertido, pasota y muy zopenco, además al ser el pequeño siempre fue un poco “abusado” por el resto de sus hermanos ya que de algún modo era la presa fácil para las bromas, los lazos no se estrecharon mucho pero resultó que a Loki no le hacía falta porque ya se lo pasaba bomba él solito.

Fue a la escuela pero nunca aprendió a usar realmente la magia, era demasiado torpe para ello e incluso algunos profesores llegaron a calificarle como “un peligro a la larga”, además no mostraba demasiado interés puesto que él prefería huir de las clases y hacer el gamberro por ahí.

Se metía en una cantidad de líos incontables, dentro y fuera del pueblo, haciendo uso de su forma humana para integrarse entre ellos llegó a jugarse el cuello entre otras muchas tonterías incalificables. Dentro del pueblo no era bien visto, los Dwarf preferían evitarle aunque a él pareciera no importarle puesto que seguía rondando alrededor. Se ganó los títulos de “el borracho del pueblo” -bien ganado debido a sus incontables horas dentro de la taberna-, “el tonto del pueblo” y “el plasta del pueblo”. Probablemente no le aguantaban ni en su casa, pero claro, es que era el hijo del rey.

Evidentemente no todo era tan simple como “me da igual”, pero Loki ya no podía controlar lo que pudiesen opinar de él y tampoco es que pudiese cambiar demasiado quien era por naturaleza. Pero una parte de él esperaba por “su oportunidad”, para demostrar que era algo más que el borracho, el tonto o el plasta, alguien a quien respetar porque además él también tenía su pequeña corona, si le daba la gana podía hacer cosas importantes. ¡Y sus estúpidos hermanos se creían súper pro! Su oportunidad llegó cuando su padre decidió quitarle de enmedio discretamente y sin herir sus sentimientos encomendarle una “importante” misión, tenía que ir hasta Sunnydale mezclándose con los humanos para ayudar a sus aliados Sidhe con lo que allí debían hacer. Con suerte servía de algo, Loki nunca fue verdaderamente inclinado a la naturaleza, pero tanto daba. ¡Chuparos esa capullos! ¿Quién es el pringado ahora? El pueblo celebró una fiesta, después de su partida.

Otros datos:

  • Siempre cuelga en el cuello un par de chapas, son brillantes y de plata así que claramente son su tesoro.
  • Con el paso del tiempo plasmó innumerables tatuajes en su forma humana, y se hizo un piercing en la nariz, ¡plata brillante!
  • Ha sido campeón en pedorretas y beber cerveza durante muchos años, concursos de la taberna que frecuentaba.
  • Sabe tocar el bajo (en ambos significados).