James Dewitt

James Dewitt

H Manipulación de la probabilidad.

Nació en Bismarck, Dakota del Norte. Y allí es donde ha sido criado por su madre desde que su padre se mudase a Sunnydale, donde formó una nueva familia cuando James apenas contaba con 2 años de edad.

Abandonó el instituto con 16 años y comenzó a trabajar para un timador y a hacer uso poco ético de sus habilidades, presentando espectáculos de magia en la calle. Aunque su especialidad eran los juegos de cartas.

Nunca fue una persona admirable, sino todo lo contrario: egoísta, mujeriego, de poca palabra, desvergonzado… Aunque a ojos de su padre – al que veía un par de veces al año – siempre ha actuado como el hijo modélico. Poco o nada le ha importado, mientras consiguiese lo que quería o se proponía.
Todo el mundo sabe que tiene un hijo, fruto de una relación con una chica del pueblo donde ha vivido siempre, pero James nunca lo ha reconocido.

Ha pasado períodos intermitentes en calabozos policiales, arrestado por hurtos menores y timos. Nada que no pudiera arreglar su padre, quién siempre lo sacaba del apuro. Aunque lleva un par de años (como suele decirse) algo más “reformado”.

Aburrido de vivir yendo y viniendo de un lado a otro, ha decidido visitar el único lugar donde aún no ha estado: Sunnydale. Ha venido con la excusa de “conocer a sus hermanas” (hijas del segundo matrimonio del señor Dewitt) y con un puesto de trabajo como aprendiz en el cuartel de bomberos que su propio padre dirige.

MANIPULACIÓN DE LA PROBABILIDAD

Habilidad para alterar la probabilidad de los eventos, causando que cosas infrecuentes sucedan, o que cosas probables no ocurran.

Cuando una persona va a “hacer algo”, hay probabilidades de que esto suceda o no suceda, de mil formas y/u opciones, pero en general es SI o NO. Esas probabilidades dependen de millones de factores, tanto internos (de la persona; sus habilidades por ejemplo) como del medio externo (que interfieran y no podamos controlar).

Un ejemplo: si tu eres el mejor jugador de baloncesto del mundo y tiras a canasta, tienes un % de probabilidad de que la pelota entre. Nunca será un 100% porque siempre te puede venir un pajaro, cruzarse en el trayecto y desviar el tiro (factores externos). Pero si eres bueno, será un % alto.

Pues bien… la persona que tiene este poder es capaz (con la mente, es un poder mental – no se ve (??) -) de “cambiar la probabilidad” a favor del suceso que se le antoje. Es decir: si tú tenías un 60% a favor de encestar, va a ocurrir algo en el rango del 40% restante para que no encestes.

~ MARGEN DE ERROR: Lo que NUNCA podrá controlarse son los mencionados factores externos. Es decir, que aunque se use el poder, puede pasar algo que haga que no funcione.