Grace Bathory

Grace Bathory

Apodos: Gracie
Raza: Humana-Resucitada
Edad: 25 años
Nacionalidad: Estadounidense (Alaska)
Profesión: Trabaja en la Biblioteca

Siempre ha sido una chica bastante alegre y simpática, le gusta ver las cosas con el mayor positivismo que se puede aunque a veces no puede evitar sentirse triste o deprimida como cualquier persona normal. Bastante habladora cuando quiere, le gusta charlar acerca de cualquier cosa aunque últimamente se ha vuelto un poco más callada debido a que se siente bastante confusa con todo lo ocurrido en su vida en los últimos dos años. Sabe que a Derek a veces no le gusta escucharla, por lo que prefiere mantenerse en silencio en la medida de lo posible y solo hablar cuando es necesario. Otro de sus rasgos característicos es que es muy curiosa, puede que hasta demasiado, le encanta perderse por la ciudad explorando o curioseando cualquier lugar o cualquier persona que para ella merezca la pena por el interés que consiguen transmitirle.

Por otro lado, es alguien que se piensa muy bien las cosas antes de hacerlas, aunque a veces pueda no parecerlo. Esto es básicamente debido a que le asusta decepcionar a alguien con una actitud o un comentario por haberlo realizado sin pensar en las consecuencias, y por ello, muchas veces se ve obligada a guardarse cosas por miedo a que las puedan tomar con unas segundas intenciones que para nada eran reales, lo cual demuestra lo insegura que es, tanto con esto como con todo en general.

Es por eso que la gran mayoría de las veces se siente culpable cuando ve a alguien enfadado, cree que ella ha sido la causante por algo que ha dicho o un gesto que ha hecho, y es en estos momentos cuando su actitud puede cambiar drásticamente. Se convierte en una persona asustadiza, sumisa y más insegura de si misma si cabe, bastante nerviosa y se podría decir que hasta llorica.

Le gusta sentirse útil por lo que no suele quejarse o negarse a hacer cualquier cosa que le pidan, de hecho, es de la clase de persona de la que suele decirse “Es tan buena que es tonta”. Si te considera su amigo o alguien de importancia, hará cualquier cosa que le pidas, temerá defraudarte más que nada en el mundo y haría lo imposible para que no te enfadaras con ella. Se vuelve dependiente de la compañía de las personas, odia quedarse sola, le da miedo que la gente que le importa no vuelva y necesita saber que estarán ahí siempre que ella les necesite. Precisamente esto le ha traído varios problemas a lo largo de su vida. Tiende a coger cariño a una velocidad que casi asombra, simplemente por haberla ayudado ya siente que eres alguien “importante” por decirlo de alguna manera y es esa actitud lo que ha hecho que en ocasiones se sintiera unida a gente que no debía o no le convenía por diversos motivos.

Además es un poco torpe y olvidadiza. También confiada, dado que tiende a creerse casi todo lo que le digan, en especial cualquier cosa que venga de aquellas personas que realmente le importan como ya se dijo. Es consciente de que no debería ser así, que tendría que ser un poco más “desconfiada” o andarse con pies de plomo, pero no puede, no es capaz de hacerlo y es básicamente por todo eso por lo que muchos la consideran una chica extraña, como si su actitud no concordara con la de una “mujer actual”. Siempre piensa que esta vez no tiene por qué ser igual, que quizá las cosas puedan ser distintas… por lo que tiende a dar oportunidades a esas personas, y con ello a equivocarse.

Biografía:

Grace nació en Alaska, en una casa situada en Anchorage que le había dejado su abuela en herencia. Desde pequeña siempre fue una niña atenta y curiosa, le gustaba tanto explorar el desván de la casa como ponerse a leer alguno de los libros que le traía su madre. Durante su infancia apenas supo lo mucho que le costaba a su madre llegar a fin de mes, su padre había muerto a los tres años de que ella naciera, y Lucy, su madre, tenía que cuidarla y trabajar al mismo tiempo, por lo que Grace comenzaron a convertirse en una niña que prácticamente podía cuidar de si misma. A los diez años pasaba la mayor parte del día sola en casa, ya sabía cocinar- más o menos- y poner la lavadora para ayudar a su madre con las tareas domésticas, algo que a Lucy no le gustaba del todo pues veía que la estaba obligando a crecer demasiado deprisa, pero a Grace no parecía importarle demasiado.

Fue un día cuando volviendo del colegio, atravesando el parque cerca de su casa, se encontró a Derek. Ella sabía que no debía hablar con extraños, pero los trucos de magia que le mostraba el hombre captaban demasiado su atención como para pensar en todo eso. No le costó demasiado hacer que ella le siguiera y cuando quiso darse cuenta, no podía huir de aquella casa a la que él le había invitado. Obviamente se asustó, lloró e imploró cuanto pudo y hasta intentó escaparse, pero todo sin éxito alguno. Apenas unos días más tarde Derek y ella se mudaron de ciudad, por lo que volver a casa era casi impensable para una niña de diez años sola, asustada y sin dinero.

Poco a poco fue asumiendo esa especie de cautiverio aunque ni siquiera sabía si podría definirse como tal. Él la trataba bien, la mayoría de las veces, y aunque solía ser demasiado serio y estricto con ella, al final Grace terminó acostumbrándose a todo aquello. Es por eso que su infancia y adolescencia no fue como la de los demás chicos de su edad, y lo que peor llevaba eran las mentiras o los silencios incómodos cuando le preguntaban acerca de su casa o su familia, fue por esto por lo que prefirió mantener las distancias con la gente, por lo que nunca tuvo demasiados amigos y tampoco hizo demasiado por ello. No le importaba. Se refugiaba en su habitación a leer y con poco más le bastaba para divertirse.

Finalmente se acostumbró a Derek y a su nueva vida en general, hasta que un día este decidió probar un experimento con ella. Nunca había conseguido resucitar a alguien, y no dudo en ver en ella el conejillo de indias perfecto que le serviría para llevar a cabo esa prueba. Por suerte, la cosa salió bien y Grace pudo volver, sin embargo ahora apenas se acuerda de nada de lo ocurrido. Tiene algún que otro vago recuerdo acerca de su infancia, sabe que Derek la cuidó desde pequeña y confía en el plenamente, pero ni siquiera sabe que fue él mismo quien la mató.

Curiosidades:

  • Le gustan mucho los animales, aunque después de lo que hizo Derek con el segundo gato abandonado que llevó a casa, prefiere no tener mascotas.
  • No le gusta que le griten, se pone nerviosa y hacen que se sienta mal.
  • Odia los días demasiados soleados, dado que tiende a quemarse con facilidad.
  • Adora todo lo relacionado con la magia, lo sobrenatural y alienígenas.
  • Aficionada a la astronomía y astrología.
  • Siempre lleva un talismán que Derek le dio a los pocos días de quedarse con ella.
  • Le gusta pasear por la playa.
  • Todavía duerme en la cama de Derek las noches de tormenta o cuando tiene pesadillas
  • Tartamudea cuando se pone nerviosa.
  • Le encanta el té.