Gabriel Descartes

Edad: Aparentemente, entre veinticinco y treinta.

Especie: Atmintis

Carácter: Dado que es un Atmintis, posee los poderes de la raza. Es ambicioso, bastante frío y más de uno diría que incluso carece de empatía o sentimientos, lo cual se debe a la educación que le impartió su padre además de por su condición como segundo al mando de la sección de traficantes de armas de la mafia a la que pertenece.

Historia: Nació en Francia, en el seno de una familia de apariencia humilde pero con un par de secretos. El padre es un traficante de armas y su esposa le ayuda, pero no sólo eso, el padre de Gabriel literalmente es un demonio y no se cortó en demostrárselo a su hijo desde que éste era bastante pequeño para así mentalizarle de que él también lo era y entrenarle para que usase los poderes mentales que posee.

En cuanto acabó los estudios obligatorios, su padre le metió en su departamento de la mafia par que aprendiese “el oficio familiar” y que llegase a ocupar su puesto algún día. Gabry cumplía con éxito todas las misiones y trabajos que le encomendaban, así que no tardó demasiado en conseguir un cargo interesante y un buen estatus.

Las cosas dentro de la organización se torcieron cuando fue asesinado el que ostentaba el cargo más alto de la sección de tráfico de armas, el cual era un buen amigo del padre de Gabry, el cual se quedó ese puesto dado que el hijo del difunto era demasiado joven para que le fuese transferido el cargo. Así, Gabry también ascendió quedándose el anterior puesto de su padre.

El antiguo jefe había dejado también órdenes estrictas a su amigo en las que le pedía que cuidase del pequeño Antoine en caso de que pasase algo parecido, pero con los años éste se fue a Sunnydale. Como el cargo del padre de Gabry le impedía moverse de Francia por las responsabilidades que tenía, mandó a Gabriel para que cumpliese su misión convirtiéndole así en sus ojos y oídos.

Actualmente, Gabry reside en un piso de Sunnydale cercano a la universidad para desenvolverse bien en la misión que le encoméndo su padre además de aprovechar para hacer otros trabajillos también para la mafia.

Otros: Como ya ha tenido alguna desagradable sorpresa como jaquecas o ligeras pérdidas de memoria, suele llevar una libreta con él en la que apunta hechos importantes y que repasa al final de cada día por si acaso.