Elric Oldman

Edad: 25

Procedencia: Londres, de un pequeño piso en el que vivía con su hermana.

Raza: Cronos

Historia: Definitivamente, Elric no eligió nacer en el mejor seno familiar por no decir que eligió en uno de los peores. Su madre, una atmintis apellidada Lashley, fue destinada a la prostitución porque su padre lo consideró como una buena fuente de ingresos. Cautivaba a sus clientes con facilidad, pero a los más difíciles bastaba con engañarles con sus poderes y el destino quiso que una vez lo hiciera con un hombre misterioso que terminó dejándola embarazada. En el fondo, la señora Lashley se alegró pensando que su hijo también sería una buena adquisición a la familia porque podría hacer dinero cuando creciese, pero la mala suerte quiso que el padre de la criatura fuera un cronos, por lo que Elric también resultó ser uno.

Siempre fue repudiado por su madre por no ser capaz de hacer lo que ella, pero lo fue muchísimo más cuando nació su hermana pequeña, Quinn (dos años menor que él y también de padre desconocido), quién sí que demostró tener los poderes de la raza de su madre desde bastante pequeña. Habiendo esa situación en casa, en el colegio tampoco es que fuera mucho mejor porque, a pesar de los sobresalientes que obtenía y todos los libros que veía, siempre estaba liándola de una forma u otra tratando de llamar la atención de los otros niños o de los profesores.

Debido a eso, a sus ocho años había sido expulsado del colegio más de una treintena de veces aunque sólo fueran uno o dos días, pero en casa la situación no era mucho mejor porque, al margen de su hermana, la situación económica no era demasiado buena y eso ocasionaba que se quedasen varios días sin comer. Finalmente, cuando Elric cumplió nueve, se encontró a su madre muerta en la bañera de su casa. Por culpa del choque emocional, el niño hizo un viaje temporal de forma insonciente y revivió el suicio de su madre hasta que no pudo más y se desmayó. Cuando despertó varios días más tarde, se encontró en un orfanato con su hermana y otros tantos niños.

El comportamiento del joven se mantuvo igual el resto de su infancia y su adolescencia, sumando a eso que se volvió muchísimo más desconfiado y solitario. Encontró el placer en la lectura y se dedicó a devorar todos los libros que encontraba en cuestión de unas pocas horas, pero no sólo hacía eso, sino que congenió un poco más con su hermana y algunas noches se iban juntos a entrenar sus poderes, gracias a lo que descubrió su habilidad de parar el tiempo aunque no le gustase demasiado usarla por los dolores que le generaba.

Todo siguió así hasta que cuando Elric alcanzó los dieciséis años y le hicieron abandonar el orfanato. Se llevó a su hermana con él, la cual convenció a un casero de que el piso que iban a alquilarle realmente era de ellos y se instalaron allí. Vivieron diez largos años a base de engaños y trucos gracias a los poderes de ambos, pero el muchacho llevaba muchos años con pesadillas, más de diez, todo por haber presenciado el suicidio, y sospechó que quizá se debía a que seguían viviendo en Londres.

Durante unos meses planeó la mudanza y una vez consiguió los billetes de avión tanto para él como para su hermana, se alejaron todo lo que pudieron de aquella ciudad terminando así en Sunnydale, donde Elric espera encontrar la paz algún día.

Otros datos:
-Cambió su apellido de Lashley a Oldman en cuanto salió del orfanato porque lo consideraba más adecuado a su forma de pensar, ser y actúar.
-Su época favorita para viajar es la Inglaterra del Siglo XIX, donde suele pasarse largos períodos de tiempo.
-Le encantan tanto la música clásica como los clásicos de la literatura. Su autor favorito es Julio Verne.
-Siempre tiene un deje Steampunk a la hora de vestir, es su estética preferida, pero no le gusta que le llamen la atención por ello.