Danny Marshall

Edad: 24
Procedencia: Sunnydale
Raza: Garou
Poder o poderes: Los de un Garou (?)

Historia: Es la cuarta hija de un total de seis hermanos de una familia humilde que lleva décadas residiendo en Sunnydale, a las afueras. Incluso antes de su nacimiento, tanto sus padres como hermanos esperaban que fuera un chico después que los tres anteriores lo hubieran sido. Las ecografías no dejaban demasiado claro esto ni tampoco lo desmentían, así que todos se preparaban para recibir a un niño más en la familia cuando resultó que finalmente se trataba de una niña. Para todos fue una sorpresa así que aunque intentaron cambiarle el nombre a uno más “femenino” (Danielle), al final se le acabó quedando el de Danny.

Desde pequeña siempre fue una chica muy revoltosa que nunca podía estarse quieta. Sus padres creyeron que la sordera que acarreaba desde su infancia podría traerle diversos problemas sobretodo en cuanto a comunicación y socialización con otros niños, pero la pequeña jamás pareció tener demasiados problemas para ello y cuando los tenía usaba a sus hermanos de traductores quienes siempre la protegieron durante el colegio de aquellos que se metían con ella. De hecho haber crecido con ellos le ayudó a darle menos importancia a ese tipo de comentarios ya que siempre había alguien a su lado que la apoyaba y la defendía, por lo que al cabo de un tiempo dejo de verlo como un problema.

En cuanto a su habilidad de tranformarse en un animal, también lo vio siempre como algo normal. Fue su propio hermano, quien también lo es, el que la descubrió y pudo ayudarla en esos primeros momentos, viéndose ambos obligados a contárselo a su familia, al ser casi imposible ocultarlo, quienes -para sorpresa de ambos- fue más que bien recibido. Su propia abuela había sido un Garou, pero su padre siempre lo mantuvo en secreto para preservar su intimidad, por lo que no se siente en la obligación de esconderlo dentro de su ámbito familiar. En ese sentido se podría decir que son una familia bastante unida y abierta ya que lo normal sería sentirte algo incómodo e inseguro al tener alguien dentro de tu familia así, pero ellos se lo tomaron con bastante naturalidad.

Actualmente sigue viviendo en casa de sus padres -como todos sus hermanos, excepto el mayor aunque se pasa bastante a menudo- y por el momento no tiene demasiadas pretensiones de volar del nido aparte de que sus padres todavía la ven demasiado “pequeña” -o quizá poco madura- como para vivir sola. Al fin y al cabo Danny tiene la hiperactividad de una cría de ocho años y la me memoria de un pez, así que a nadie le resultaría raro que terminara teniendo un accidente al olvidarse la comida en el fuego.

Otros datos:

  • Le gustan mucho los dulces.
  • Era sorda desde pequeña, pero con una operación y unos audífonos ahora ha conseguido recuperar gran parte de la audición.
  • Debido a que es sorda, sabe leer los labios a la perfección.
  • Le encantan los gorros. Mucho. Demasiado.
  • Se transforma en un conejo, y junto a su hermano (El segundo. Se transforma en gato) son los únicos Garous de la familia, al menos por lo que saben. (Click)
  • Tiene un conejo de mascota. Se llevan bastante bien.
  • Es muy patosa, tanto en su forma humana como animal.
  • Canta en la ducha. Pero mal. MUY MAL.