Danielle “Dani” Cohen

Danielle “Dani” Cohen

25 años. Humana con poder [*].
Origen: Hamilton, Ontario, Canadá.

[*] HABILIDAD: CONTAGIO EMPÁTICO.
Puede compartir sensaciones o emociones con otras personas: aumentándolas, canalizándolas o inuciéndolas. Antes de usarlo, no puede evitar una terrible sensación de dolor. Los científicos de laboratorios Everson que han estudiado dicha habilidad, concluyen lo siguiente (extractos de sus investigaciones):

– ORIGEN:
Capacidad directamente relacionada con los cuatro neurotransmisores químicos encargados de las emociones humanas (noradrenalina, serotonina, dopamina y GABA). Entendemos que cualquiera de los estados de ánimo de una persona abarcaría un balance de estos cuatro químicos, los cuales conducen los instintos humanos básicos. Un empático cuenta con una conexión especial con este equilibrio químico y puede acceder al mismo a través del tacto.

– PROCEDIMIENTO:
* Al tocar a otra persona, dice sentir la emoción como propia. Presenta por tanto una alta sensibilidad a los productos químicos secretados por los poros. (Como ejemplo, tomamos un ensayo con los niveles de noradrenalina presentes en el torrente sanguíneo -y por tanto en el sudor- de alguien con un claro estado de ansiedad. El sujeto DR2309/F lo detectó sin problemas aparentes).
* A continuación (y siempre a través del tacto) absorbe parte del exceso de cualquier sustancia química según el estado emocional que se presente, cambiándolo, moderándolo e incluso instaurando nuevas y distintas emociones. (En el citado ensayo, el sujeto DR2309/F fue capaz de reducir los niveles de ansiedad en un 75% e inducir una clara sensación de felicidad en el otro sujeto).
* Puede usar su habilidad para su bien propio y sobre todo inducir a lo demás sus propios sentimientos, de manera completa o selectiva. (El ensayo finalizó con un error en el que el sujeto DR2309/F indujo accidentamente su estado de ánimo. Consideramos el error como prueba válida para la investigación.)
* Se ha demostrado que la morfina, la codeína y los derivados mórficos: Fentanilo, Alfentanilo y Sulfentanilo; actuan en el organismo de forma positiva. También lo hacen medicamentos anticonvulsivos.

HISTORIA DEL PERSONAJE.
Sus primeros recuerdos se remontan a sus 9 años de edad, periodo en el que su padre (un investigador científico de los laboratorios Everson) descubrió la particular habilidad que poseía su hija. Tras analizar su comportamiento y forzar sus capacidades, con clara intención de medir los límites de la pequeña, comenzó a manipularla de una forma bastante abusiva. De este modo, empezó a hacer uso de sus “poderes” en su esposa, quién llevaba meses considerando y prometiendo marcharse y tramitar el divorcio. De lo que no se percató fue de que la empatía de Danielle, al mismo tiempo que inducía emociones positivas en su madre, mantenía a la niña en un constante estado de dolor y miedo. Cuando se hizo consciente del lado negativo de la habilidad, comenzó a hacerle pruebas para paliarlo a través de los fármacos que comercialiazaban en los laboratorios en los que trabajaba, obteniendo como resultado que determinados opiáceos parecían actuar de forma más que positiva en su hija, que por entonces ya contaba con 15 años de edad y con un historial de comportamiento poco digno de menciones honoríficas. (?)
A los 17 años, empujada en parte por la auto-medicación (que por entonces no incluía solo opiáceos sino también algunos anticonvulsivos ingeridos en muchas más ocasiones de las recomendadas), Danielle se marchó de casa y decidió hacer vida por sí misma, alejada de sus padres y de todo lo que le hacía recordar su dura infancia como “objeto de estudio”.
En su andadura, ha trabajado como camarera, dependienta, empleada de varias cadenas de restaurantes de comida basura y diversos trabajos eventuales de los que siempre terminaban echándola por su aparente inestabilidad emocional.
La última fuente de ingresos que se le conoce es el robo y tráfico de sustancias estupefacientes, “trabajo” que estuvo “compartiendo” con su último novio hasta que este fuese encontrado muerto en extrañas circunstancias hace unas semanas, momento en el que ella decidió buscar una salida volviendo a lo que recuerda como sus comienzos. Contactó con su padre, que ahora vive y trabaja en Sunnydale (California) y se ofreció para que siguiesen investigando sus habilidades a cambio de una cantidad de dinero que aún está por acordar, aunque ahora es mucho más inestable que cuando comenzó y tiene una fuerte adicción por las drogas que consume para calmar el dolor que siempre le acompaña.