Daniel Colt

Daniel Colt

Nombre completo: Daniel Gregory Colt
Empleo: Detective de homicidios (ayudante de Frank Baker)
Raza: Humano con poder (teletransporte, normal y espontáneo)
Conocimientos: Cazador freelance (por herencia familiar)
Edad: 33 años

Dan es un tipo que no se deja llevar por primeras impresiones (salvo algunas contadas excepciones). Ha visto de todo a lo largo de su vida, sin contar todo lo que ha leído y le han llegado a contar, así que procura hacer su trabajo lo mejor posible, mostrándose todo lo objetivo y justo que puede permitirse. En términos generales es un tipo responsable, tiene un alto sentido del deber y a veces incluso del honor, lo cuál complica algunas de sus cazas cuando las dudas o la piedad llegan a él sin poder evitarlo. Siempre proporciona el beneficio de la duda y para él la afirmación “todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario” es su premisa más habitual. Le gusta conservar la esperanza y creer en la gente, incluso en las criaturas, pero muchas veces eso le ha llevado a arriesgar más de lo que debería aunque en otras le ha ayudado a forjar buenos aliados y amigos.

No le gusta hablar demasiado de si mismo con gente a la que no conoce por lo que se le podría considerar un tanto introvertido y en ocasiones incluso misterioso pero con sus amigos y gente de confianza resulta bastante más abierto y sobretodo comprensivo. Siempre estará ahí cuando lo necesiten, aunque sólo sea para escuchar, pero daría lo que fuera por los suyos y tiende a entregarse por completo cuando alguien empieza a importarle, dando su vida por ellos de ser necesario.

Nunca llega al punto de intimidad con nadie debido a su “trabajo extra” como Cazador, sabe que supondría un riesgo demasiado elevado para cualquiera que estuviera con él y por tanto los únicos con los que de verdad puede ser sincero al 100% acostumbran a ser los miembros de su propia familia.

Los Colt provienen de una familia dedicada a la caza de criaturas sobrenaturales desde hace generaciones enteras. Al principio motivados por la simple venganza y poco a poco concienciados de lo necesaria que llegaba a ser su tarea para proteger y defender a los humanos inocentes que se ven envueltos en manipulaciones y violencia sobrenatural sin ser conscientes de ello.

Los años y generaciones de experiencia les permitieron ir recopilando bastante información, armas y utensilios contra las que algunos seres parecían mostrarse más vulnerables, dependiendo de su raza en concreto. Esos conocimientos y objetos se transfirieron de padres a hijos, encriptando las escrituras en forma de simples cuentos que les eran transferidos desde muy pequeños y que aprendían a descifrar según crecían para adaptarse a la vida que les esperaría llegada la mayoría de edad.

El destino de Daniel y de su hermana no fue muy distinto a todo esto al principio. Cuando él tenía 13 y su hermana 10 su padre empezó a mostrarles la verdad de los cuentos que ya sabían prácticamente de memoria y cuando Dan cumplió los 16 empezó a acompañarle en sus primeras cacerías y seguimientos. Era un tipo de vida duro y arriesgado, a veces ni siquiera recibían un agradecimiento al respecto, por eso no es de extrañar que al cabo de poco ambos jóvenes perdieran a sus padres en una emboscada que unos demonios urdieron contra ellos. Los detalles aún no están del todo claros y es una investigación que ambos hermanos tienen pendiente y muy en cuenta a pesar de los años pasados.

En aquel momento Dan renunció a sus posibles estudios universitarios y se volcó y centró en cuidar de su hermana tras haber conseguido emanciparse satisfactoriamente un par de años atrás. Todo su esfuerzo se focalizó en conseguir que ella pudiera estudiar y ser quién realmente quería hasta que Lu ingresó en la universidad y empezó a ayudarle para financiar sus propios gastos. En ese momento la Caza había quedado aparcada a un lado pero Dan seguía estando seguro de que quería ayudar al prójimo, así es como consigue sentirse realizado, así que optó por ingresar en la academia de policía y una vez allí descubrió que eso le permitía descubrir muchos casos de asesinatos y atentados sobrenaturales que sus compañeros no podrían resolver nunca… pero él sí.

Su hermana se independizó y buscó su propio camino lejos de ese tipo de vida pero Daniel siguió en ello y al ayudar a resolver varios casos extraños y escabrosos fue escalando posiciones y haciéndose hueco hasta conseguir su puesto como Detective.

Poco después de eso volvió a coincidir con su hermana pequeña, Lutessa, la cuál se había convertido en una próspera y exitosa mujer de negocios. Se sintió muy orgulloso de ella, como siempre, y a pesar de sus diferencias de opiniones en muchos campos volvieron a aliarse y unirse más que nunca para seguir con la caza. Daniel se encarga del “trabajo de campo” y la acción más directa mientras Lu dispone de los medios tácticos, la información y tráfico de influencias para conseguir algunos datos de manera algo menos lícita que Dan. Es algo que él muchas veces no aprueba pero que evidentemente termina por perdonarle, como siempre, y lo que cuenta es que acostumbran a tener resultados bastante satisfactorios.

Recientemente se han mudado a Sunnydale, debido a una vacante plausible en el cuerpo de policía, a sabiendas de que el índice de mortalidad y sucesos extraños es demasiado elevado para un pueblo tan pequeño.

# Tiene un tatuaje en el pecho izquierdo, un pentagrama de protección que evita la mayoría de posesiones físicas y mentales aunque evidentemente no todas.
# Posee varios objetos y utensilios heredados de generación en generación cuya utilidad o poder todavía desconoce. Incluso podría ser que alguien (o algo) estuviera interesado en alguno de ellos sin que él lo supiera.
# Siempre ha preferido mantener un perfil bajo. Es el típico tipo en el que no te fijarías y que sin embargo siempre está ahí cuando se le necesita.
# Es aficionado al Blues y al rock clásico.