Dana McGee

A Dana le gustaba salir con sus amigos, cotillear, ver televisión, especialmente series en las que hay jóvenes teniendo líos, ir de compras y estudiar lo justo. De familia conservadora y pudiente, tenía la suerte de que sus padres tenían pasta de sobra para sus caprichos y los de cuatro más como ella. Además, en realidad no necesitaba estudiar demasiado para ir sacando nota. Era una pena que no utilizara su ventaja para cosas de mejor provecho, en lugar de cotillear, extorsionar y recopilar datos innecesarios sobre compañeros de instituto. Sin embargo, para ella eso era un plan de carrera.

Durante un tiempo tuvo una serie de sueños extraños y eso le hacía creer que tenía algún tipo de “misión en la vida”, que estaba destinada a hacer cosas grandes. Sólo que en su lógica, esas cosas grandes podrían no significar lo mismo.

Le gustaban las fotos y los famosos. Y aunque en sus planes nunca estuvo ser el centro de la foto, tampoco le hacía ascos a estar en boca de todos, sin necesidad de que supieran su nombre real, sobre todo si era por demostrar que ella podía hacer lo que se le antojase: si era cambiarle la vida a la gente con una foto robada o un chisme. Tal como ella lo entendía, ella tenía el poder. El blog de cotilleos HotStuff que llevaba con sus amigas Kat, Ari, Holly y Beth, fue la sensación durante varios meses. Al menos hasta que Holly decidió traicionarlas, Beth se cambió de instituto… Y ella recibió una bala en la cabeza.

Pasó meses en coma, hasta que Victoria, una potencial que había muerto en combate un año atrás decidió “reciclar” su cuerpo para volver a la vida. A la verdadera Dana McGee se la podría dar por muerta, salvo porque su familia y amigos piensan que es ella la que ha vuelto a casa.

 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *