Angelina Bisceglia

Angelina Bisceglia

Nació en Alessandria, una ciudad italiana de la region Piamonte, en los albores de la Segunda Guerra Mundial bajo el régimen fascista de Mussolini.
Su padre era un obrero bastante pobre de una de las fabricas militares de Italia y de su madre no sabe mucho, solo lo que su padre le contó cuando era muy chica: los había abandonado a él y a ella por un joven y apuesto soldado de alta jerarquía. Angelina era muy pequeña así que no preguntaba demasiado. Cuando tenía 8 años, su padre se enfermó y murió. Como no tenía a nadie más en el mundo las hermanas del Convento de Santa Catalina la tomaron y criaron en la fe y los valores católico.
Tuvo una infancia difícil pero bastante normal para esa época, se crió rodeada de niñas huérfanas producto de la guerra y al cumplir los 14 años, las hermanas la aceptaron como novicia.
Su despertar sexual fue tardío, quizás por el hecho de que todo lo que conocía del mundo eran inocentes oraciones, penitencias, ayunos, vigilias, misas y liturgias de las horas. El mundo exterior no la había casi tocado y a los 17 años aún no había deseado a nadie.
Cuando tenía 17 años casi por error se topó con un joven de unos 20 años que le pareció guapisimo y todo lo que había dentro suyo despertó. Comenzaron a verse a escondidas y a los pocos días terminó perdiendo la virginidad con él. Sentía un deseo insaciable y enseguida la relación se convirtió en sexo puro.
Con el paso de los días Fabio comenzó a sentirse débil y enfermo hasta que una noche, en pleno acto sexual murió. Al principio no supo que hacer, pero luego tomó fuerzas y tiró su cuerpo al Tanaro. Se sorprendió de la facilidad con la que cargo su cuerpo, Fabio era un joven fuerte y musculoso y debía pesar arriba de los 80 kilos.
Días después de la muerte de su amigo, Angie dejó de estar triste y comenzó a sentirse enferma, débil y con muchas ganas de volver a tener las mismas sensaciones que tuvo cuando Fabio la tocaba y penetraba. Las hermanas la llevaron al hospital de la ciudad para que un médico la revisara y esa fue su oportunidad. El doctor era un señor bastante grande y para nada atractivo y no dudo ni cinco minutos en tomarla cuando ella se lo pidió. Luego del acto se sintió como nueva y el doctor se quedó dormido. Así fue como comprendió que de alguna forma se había hecho adicta al sexo y que necesitaba de eso para vivir. Esa noche escapo del convento y comenzó a darle rienda suelta a sus deseos.
Con el tiempo descubrió que podía obtener lo que quisiera de cualquier hombre que quisiera y así fue como poco a poco se fue convirtiendo en una mujer rica y refinada.
Cuando tenía 25 años conoció a Belle en uno de sus viajes a Londres. Belle era la secretaria de uno de los abogados de Martin, su futuro esposo. Pronto se enamoró perdidamente de ella. Había algo en Belle que le encantaba, era diferente a todos los hombre con los que había estado, la forma de seducirla que tenía, las miradas, las sonrisitas. Todo era diferente. Comenzaron a salir así que Angie dejó a Martin y se dedicó de lleno a Belle. Pero había algo malo, volvía a sentirse débil.
Necesitaba comer y ella se alimentaba de la fuerza de los hombres y no de las mujeres. Aunque luego de haber conocido el mejor sexo de su vida con Belle, no le interesaba para nada copular con hombres, tuvo que hacerlo por necesidad.
Por un tiempo estuvieron bien así, con Belle tenía relaciones sexuales por placer y se buscaba algún hombre por ahí para mantenerse viva. Hasta que Belle la pilló con un tío que le hacía mantenimiento al piso en el que vivía y la dejó. A pesar de que intentó explicarle, no había forma de que su chica la perdonara así que no volvió a verla.
Pasaron los años y Angelina se dio cuenta que no envejecía. Comenzó a investigar que podía llegar a ser y descubrió que todos los datos coincidían con los que el libro de demonología que había visto decía… Era un Súcubo.
De ahí en más comenzó a interesarse por el mundo paranormal. Tenía demasiado tiempo libre así que se leyó todo libro de demonología que encontraba. Viajó y vivió algunos años en lugares marcados como centros paranormales por Europa, Asía y América solo a observar como estos seres se comportan y quizás quien sabe encontrar a su madre. Dejó para lo último lo mejor: Sunnydale.

Personalidad: Es ambiciosa y ama el dinero. No se puede decir que quiera conquistar el mundo u ocasionar el apocalipsis, el mundo le gusta tal cual es y no quiere echarlo a perder. Pero tampoco se puede decir que es una samaritana, no le importa que muera gente inocente, los hombres para ella son comida, es parte de la cadena alimentaria, y normalmente trata de no matar pero… se le ha ido la mano un par de veces y eso no la mortifica.
Es alegre y le gusta bastante la fiesta. Disfruta mucho del sexo con mujeres a pesar de no saciarle su apetito, aunque prometió no volver a enamorarse porque no llegó a superar completamente lo de Belle.