Amanda Strasser

Amanda Strasser

Edad: 17
Procedencia: Sunnydale de to la vida
Raza: Humana
Poder o poderes: Nope

Historia: El pasado mes de Febrero sopló 17 velas en su tarta de cumpleaños y pidió que las cosas volvieran a ser sencillas. Y eso que para ella, muchas cosas son demasiado complicadas… como escoger una carrera tan joven cuando hay tantas cosas en la vida que podría escoger. Lo malo es que pronto empieza el último curso del instituto y se supone que ahí hay que saberlo ya.
Aunque no se lleva mucha edad de diferencia con su edad, en realidad no lo conoció hasta los 3 años, cuando los Strasser la adoptaran. Todo lo que saben ambos es que nacieron en Sunnydale, aunque no qué fue de los respectivos padres biológicos pero tampoco lo preguntan porque a veces pensarlo da escalofríos. Las opciones casi siempre son tétricas. conociendo el lugar Siempre han hablado del tema: “las cosas que ocurren”, entre ellos. Amanda y Dom escapaban del “síndrome de Sunnydale”[1] y no se explicaban cómo es que el resto de sus compañeros parecían tan despreocupados.
Amanda era muy activa, le gustaba pillarse en bici los caminos más malos, y hacía Savate, aunque eso sobre todo fue después de que una compañera de clase apareciera muerta en el parque. Y digo “hacía”, porque en los últimos meses no ha podido hacer nada de eso. El pasado Octubre cuando un alumno cerró el instituto y puso bombas, ella quedó atrapada bajo un montón de escombros durante varias horas. En esas horas vio un infierno. Incluso, y eso es algo de lo que nunca ha hablado y prefiere pensar que fue una mala alucinación por el shock y todo lo demás, vio a su hermano morir delante de ella. Y estuvo muerto unos minutos hasta que, un milagro lo trajo de vuelta. Nunca se lo ha contado a Dominic. Le vale con que no esté muerto, después de todo.
Tenía una de las piernas muy dañada y atrapada en un montón pesado de chapas, vigas y hierros. Los equipos más especializados iban a tardar otras tantas horas y en los pasillos ni siquiera se podía entrar con maquinaria grande hasta que todos los heridos estuvieron evacuados. Así que los paramédicos decidieron que la mejor opción para que saliera de allí sin más daños aún, era cortar la pierna. De todos modos estaba destrozada, le dijeron.
Aunque salir viva de allí y no haber perdido a su hermano eran noticias geniales, volver a casa sin la pierna fue devastador.
Han sido unos meses duros y después de un tiempo en el que el mundo se le venía encima, fue intentando adaptarse a la situación lo mejor que ha podido.
Ahora, a veces piensa en cómo han cambiado las cosas para ella y para su familia desde entonces, y también se pregunta si su hermano se comporta de forma diferente desde aquel día por lo mucho que le afectó o le pasó algo en esos minutos de los que nunca, nunca le ha hablado y espera no tener que hacerlo.

[1] El fenómeno por el cual la peña del pueblo no parece enterarse de todas las movidas que pasan incluso si pasan en su cara y les salpica en la cara.

Otros datos:

  • Tiene un bajo y un banjolele, y los ~sabe tocar más o meeeenos~
  • La culpa la tiene Marceline Abadeer ( Adventure Time se empezó a emitir cuando tenía 12 años. Aún lo ve.)