Alphonse Heafy

Edad: 25 años
Procedencia: Orlando
Raza: Garou

Historia: Su origen no está del todo en claro pero desde que tiene uso de razón vivió y se crió en un orfanato de la ciudad de Orlando. Hasta que a la edad de siete tiernos añitos un matrimonio que no podía tener hijos le acogió en adopción, aunque al principio fue duro porque a fin de cuentas en el orfanato se dejó a algunos amigos y a profesores o cuidadores que le gustaban, teniendo en cuenta que siempre había sido un niño muy tierno y cariñoso al que no le costaba apegarse a las personas. Por eso mismo y con el paso del tiempo se fue adaptando y encariñando con aquella nueva familia hasta que al final pudo considerarla la suya propia, aquellas dos personas se convirtieron para él en papá y mamá sin lugar a dudas. Se trataba de personas bastante acomodadas monetariamente teniendo en cuenta que ella era empresaria y
productora musical con su propia discográfica mientras que él era cirujano de estética, por eso nunca le faltó de nada aun tratándose de necesidades menores llegando a estar bastante consentido.

A los diez años aproximadamente fue cuando comenzaron sus transformaciones, algo que aunque desconcertante evidentemente no ocultó a sus padres, necesitado de ayuda y comprensión aunque estos podían “comprender” tan poco como él teniendo en cuenta que eran humanos. El secreto nunca llegó a salir de entre los tres, evitando que lo extraño del pequeño saliera a la luz por razones obvias, mientras procuraban controlarlo aunque fuese con estrictas medidas como las de no salir de casa si no estaban seguros de que no ocurriría algo fuera de lugar donde no correspondía. Así más o menos se fue manteniendo hasta empezar a comprender que realmente él mismo podría llegar a controlarlo.

Durante su adolescencia avanzada fue cuando en su familia comenzaron los problemas imprevistos. En la clínica de su padre una operación no salió como se habría esperado provocando el fallecimiento de la paciente y evidentemente una demanda acusando de negligencia médica. Además la paciente en cuestión era una cara bastante conocida en lo musical y televisivo, por lo que el revuelo resultó mucho mayor, hundiendo de pleno tanto a la clínica como al cirujano. Aun así el caso al final no fue mucho más allá del cierre del negocio, la mala fama y la alta suma de dinero con la que se vio obligado a indemnizar, aunque el público quisiera exigir mucho más por tratarse de quien se trataba la persona que no había salido de quirófano. Aun así continuaban amparados y seguros por la discográfica, solo que la mala fama del marido afectó en cierto modo al nombre de la empresa de la mujer, porque siempre había quien no veía con buenos ojos a “la esposa del asesino de estrellas del pop” y por tanto no quería realizar negociaciones con ella.

ImagenA parte de eso los negocios casi siempre pueden ser muy impredecibles, pasan por altos y por bajos, precisamente durante aquellos tiempos la discográfica no pasaba por el mejor. Perdieron a la agrupación más potente de entre sus contratados y la cual resultaba su principal fuente de ingresos, además alguna fue bajando el listón mientras que otras pocas apenas subían de ser mínimamente conocidas, inversiones arriesgadas, no era un sello muy por lo alto y las cosas se fueron torciendo de tal forma que difícilmente eran capaces de enfrentar. Eso sumado al tren de vida al que se habían acostumbrado terminó jugándola a modo de deudas que se acumulaban y números rojos. Pidiendo ayuda probablemente la recibieron de las personas menos adecuadas, porque todo lo que llega espera algo de vuelta.

Los Heafy se libraron de sus números rojos y sus deudas con respecto a bancos y demás, pero al mismo se embarcaron en otra que acabaría resultando más cara. Un espantoso accidente de tráfico en el que solo viajaba la pareja terminó con la vida de ambos, dejando al muchacho solo e inevitablemente como heredero de la deuda. Siendo consciente de que no podría pagar y de cuan se la estaba jugando intentó escaparse, la gente que exigía el dinero no era de los que se andaban con chiquitas y evidentemente no se detendrían en lo de ir tras él amenazando contra su integridad física, hasta que pagara la deuda.

Desde entonces es lo que se ha dedicado a hacer, ir de aquí para allá, huyendo de los tipos que le persiguen mientras vive en las calles manteniéndose a base de lo que puede y logra que le ofrezcan, especialmente desde su forma animal con la que ciertas personas se sienten enternecidas, toda una ventaja para alguien como él, siendo que le encanta sentirse mimado. Ahora Sunnydale parece un buen lugar para quedarse, un pueblo pequeño en el que quizá a nadie se le ocurriría buscar.

Otros datos:

  • Como Garou su forma animal es la de un feneco (o zorro del desierto), aunque la mayoría de personas no suelen ser capaces de saberlo con exactitud, hay quienes pueden confundirle con un perro enano y orejotas.
  • Es aficionado a los “My little pony”, y además se sabe la mayoría de canciones de películas Disney. Eso deja un poco claro lo referente a sus gustos.
  • Le gusta hacer trucos de “magia”, especialmente los que consisten en juego de manos.