Alexander Regineer

Nombre y apellidos : Alexander Regineer, según dice.
Edad: 25
Procedencia:
Raza: Huargo

Historia:

Pasó toda su infancia en un pequeño poblado huargo cercano a París, en el que aunque eran muy pocos huargos siempre era el foco de todas las burlas de los de su edad por su físico afeminado. Fue escolarizado en casa, pero con conocimientos mínimos ya que no le entraba nada en la cabeza, siempre se distraía fácilmente o entendía todo mal pero al menos aprendió a leer, escribir y matemáticas sencillas.

Sus padres, conscientes de que su hijo no era el mejor estudiante y de las burlas, se mudaron a París cuando Alex cumplió los diez años. Allí, pudo empezar a tener un estilo de vida más normal hasta que llegó a la adolescencia, donde hubieron más problemas ya que su voz no se volvía más grave y su cuerpo cada vez parecía más el de una fémina en vez del de un hombre al estar bastante delgado. Al estar reviviendo su infancia y no recibir apoyo moral prácticamente, dejó el instituto y empezó a recluirse en casa saliendo como mucho al jardín. Estuvo así hasta los dieciocho años, más o menos, momento en el que decidió que su vida diese un giro de ciento ochenta grados.

Empezó a salir a la calle ocultando su identidad, haciéndose pasar por otras personas o inventándoselas sintiéndose así más fuerte y confiado ya que nunca le reconocían. Una noche, tuvo la sensación de que alguien estaba siguiéndole, pero no le dio importancia hasta que empezó a darse cuenta de que, efectivamente, no sólo le pasó aquella noche sino también durante alguna de las anteriores e, incluso, de las siguientes. Volvió a tener miedo de salir de casa y de hecho pasó otra pequeña temporada sin hacerlo, hasta que se autoconvenció de intentarlo de nuevo con la mala suerte de que quien le había seguido, se manifestó ante él.

Era un joven que se presentó como Gabriel y le dijo que si no iba con él por las buenas, acabaría haciéndolo por las malas. Alex, asustado por el tipo, le siguió temiéndose lo peor tanto si le seguía como si no, pero pensando que quizá de esa forma sufriría menos. Le hizo subirse al asiento de copiloto de un coche con los ojos vendados y al arrancar, empezó a hablarle de que sabía quién era, a qué se dedicaba, sus dotes… Y que la familia Espir le necesitaba.

Atónito, preguntó a qué se refería, pero no le costó averiguarlo porque en cuanto le quitaron las vendas se encontraba en un garaje rodeado de gente, entre los que estaban sus padres maniatados. Le ofrecieron trabajar para ellos como espía o topo, pero en caso de que se negase liquidarían a sus padres por lo que no le quedó otra opción. Ese día, justo empezó la mayoría de edad de Alex, por lo que él mismo lo considera como el inicio de su nueva vida, aunque de una forma un tanto amarga.

Desde entonces, ha participado en numerosas operaciones a lo largo de muchas ciudades y países, unas con más éxito que otras. Actualmente se hace llamar Alexander Regineer y está en Sunnydale tratando de apañar un pequeño error suyo ya que, en una misión en la que se infiltró en una comisaría de Idaho, perdió unos papeles relacionados con la marcha de Gabry a Sunnydale para escoltar a Antoine, el hijo del antiguo jefe. No sabe a ciencia cierta de quién tiene los papeles ni si les habrán encontrado, pero tiene la sensación de que puede encontrar la respuesta y de solucionar el error que cometió siguiendo a Gabriel a donde indicaban los documentos que se encontraba.

Otros datos:
-Carácter: Desconfiado, tímido, despistado y torpe. Tiende a tener bastante mala suerte, pero a pesar de ello se dice que en cuanto a infiltrarse es el mejor que hay gracias a su habilidad con el disfraz. Nunca usa su nombre real cuando se mueve a lo largo del globo, de hecho ha usado tantos nombres a lo largo de su vida que llega a afirmar que no recuerda cual es el real. Es bastante sensible y suele preocuparse por la gente cercana a él, la cual es más bien poca. Siempre va con miedo de que le confundan con una mujer, lo cual le da dado problemas más de una vez, a no ser que vaya disfrazado como una.
– Lleva gafas de vista con montura de aviador, tipo Ray-Ban.
– Suele llevar el pelo recogido en una coleta.
– Cuando habla inglés, lo hace con un perfecto acento británico.
– Sabe que Gabry es un atmintis, de hecho quiere entregarle a quien sea que encontró los papeles para que le borre la memoria. ¿Cómo? Al saber Gabriel de que Alex era un huargo y no conocer a nadie más con “rasgos sobrenaturales”, decidió contárselo para formar una pequeña alianza entre ellos que continúa a día de hoy.
– El tiempo que estuvo recluido en su casa durante su adolescencia, cuando se convertía en huargo era de las poquísimas veces que se animaba a escaparse al campo. Allí, daba largos paseos con sus padres hasta que volvía a convertirse en humano y volvía a recluirse.